Reseña: Mujer Maravilla 1984 ¿Demasiado cursi o una mejor evolución?

Foto: xtrafondos.com

Después de pasar algunos días de su estreno tanto en salas de cine como en formato streaming (HBOMax). Hoy nos toca hablar de la Mujer Maravilla 1984.

Mujer Maravilla 1984 es la secuela directa de la película estrenada en el año 2017 con el nombre de Mujer Maravilla, ambas dirigidas por la directora Patty Jenkins; convirtiéndose en la novena entrega del Universo Extendido de DC (DCEU). Nos relata la historia que ocurre en el año 1984, durante la Guerra Fría, Diana Prince (Gal Gadot) entra en conflicto con dos formidables enemigos: el hombre de negocios de medios de comunicación Maxwell Lord (Pedro Pascal) y su amiga convertida en enemiga Bárbara Ann Minerva (Kristen Wiig), mientras se reencuentra con su interés amoroso Steve Trevor (Chris Pine).

¿Cómo empezamos?

La película inicia al igual que la primera, mostrándonos como una pequeña Diana compite en una competencia atlética de múltiples etapas en Themyscira contra amazonas mayores. En un punto se cae de su caballo, pierde una etapa y es descalificada después de intentar tomar un atajo. La madre de Diana, la reina Hipólita (Connie Nielsen), y su tía Antíope (Robin Wright) le dan un sermón sobre la importancia de la verdad.

Y así inicia, una secuela llena de epicidad y muchas reflexiones.

Cursi Pero Inteligente.

Esta película al igual que otras recientes películas de DC, intenta desmarcarse del tono oscuro y sombrío de las cintas dirigidas por Zack Snyder. Con un tono más característico de cintas producidas en los años 80. Incluso hasta recordándonos en varios momentos a las clásicas películas de Superman. Siendo su primer acto algo largo y tedioso, debido a que se toma un buen tiempo para poder desarrollar a sus nuevos personajes y a la vez nos plantea la renacida relación entre Steve y Diana. Ya para nuestros siguientes actos la cinta va desarrollándose de forma más fluida.

LEER MÁS: RESEÑA: TENET “NO INTENTES ENTENDERLA, SIÉNTELA”

El Hombre de Negocios y La Menospreciada.

Para esta película se nos presenta dos nuevos antagonistas. Que no vienen a ser los mejores de la lista, pero no decepcionan. Particularmente se puede sentir un mejor apego a las motivaciones de ambos a diferencia de la película antecesora, que prácticamente el villano pecaba de cliché y poco creíble.

Falta de Constancia en los Efectos Especiales

Hay momentos donde simplemente el CGI te deslumbra y otros donde te pones a pensar si esa escena no esta inspirada en algún episodio del Chapulín Colorado. Literalmente ver correr a Diana en esta película es de las peores cosas que hay, pero inclusive con esos errores quedas enganchado a la historia.

Final y Evolución.

Con un muy buen desarrollo de personajes en el primer y segundo acto. Patty Jenkins nos vuelve a deslumbrar con un tercer acto donde podemos observar como eleva a Diana. A tal punto que no solo la representa como una heroína más, sino como una fuente de inspiración sin tener que forzar un discurso progresista para poder satisfacer minorías. Sino demostrándonos que todos cometemos errores, todos tenemos deseos egoístas pero al final siempre tendremos la opción de cambiar y hacer un sacrificio que sin darnos cuenta nos convertirá en los verdaderos héroes de la historia.

Conclusión.

Una película para nada despreciable, siendo para algunos demasiado cursi y para otros una evolución en nuestra protagonista. Con ciertos momentos de epicidad pura, acompañados de una increíble banda sonora compuesta por el gran Hans Zimmer. Tenemos una película entrañable, épica y con mucho corazón. Que nos deja un gran mensaje, parafraseando las frase de Antíope a Diana “Ningún héroe verdadero surge de las mentiras”.

SEGUÍNOS