10 mujeres bolivianas que cambiaron el curso de la historia

En la década de 1930, surgió un poderoso movimiento de derechos laborales que anuló todas las convenciones de la época. Las mujeres indígenas y de clase trabajadora que generalmente fueron relegadas a los márgenes caminaron al frente y al centro en protestas. Cocineros, floristas, vendedores de mercado y otras mujeres en profesiones infravaloradas sindicalizadas. Cholas, mujeres indígenas y mestizas que visten faldas tradicionales de pollera y bombines, se reunieron para discutir el anarcosindicalismo (o acción directa como medio para derrocar al capitalismo y al estado). Las mujeres, particularmente aquellas que sufrieron explotación y abuso, se pusieron de pie y aprendieron a apoyarse unas en otras.

“Las mujeres se organizan así: nos defendemos, nos manejamos”, escribió Petronila Infantes , una chola, líder sindical anarquista.

A lo largo de la historia boliviana, las mujeres oprimidas encontraron fuerza al unirse y se dieron cuenta de que la unificación las hizo aún más fuertes. En la época colonial, Juana Azurduy dirigió una caballería de mujeres conocidas como las amazonas contra los españoles. En tiempos revolucionarios, cuando las fuerzas realistas se acercaron a la ciudad de Cochabamba (que estaba agotada por sus hombres), una milicia de mujeres sin entrenamiento pero enérgica se enfrentó al ejército invasor. En la década de 1920, las intelectuales femeninas se unieron para exigir la igualdad de género.

Más recientemente, las cholas han hecho historia al incursionar en deportes típicamente dominados por hombres, como la lucha libre y el alpinismo.

Sin duda, estas historias nos muestran cómo las mujeres han demostrado coraje, solidaridad y resistencia en todas las épocas de la historia boliviana.

Sin embargo, las sensibilidades patriarcales y coloniales han enterrado estas historias. En el capítulo de Bolivia de la serie Herstory , observamos a 10 mujeres que inspiraron a mujeres y hombres a la acción. Aunque no está completa, la siguiente lista ofrece una mirada introductoria a las luchas de las mujeres que, lejos de necesitar un hombre para salvarlas, confiaron en su poder interno para crear un cambio.

1)

Bartolina Sisa nació en 1750, bajo el dominio colonial en la actual Bolivia. Después de pasar sus años de adolescencia en el comercio tradicional de la hoja de coca, Sisa obtuvo independencia económica y se embarcó en viajes por las vastas tierras del Virreinato del Perú. Cuando se dio cuenta de cómo los hombres y mujeres aymaras fueron explotados, no pudo mirar hacia otro lado. Eso la llevó a pasar el resto de su vida luchando contra los poderes coloniales. Ella y su esposo, el guerrero indígena Tupac Katari, sitiaron la ciudad de La Paz en 1781 y agitaron a unos 40,000 combatientes indígenas para unirse a su ejército. La pareja de comandantes indígenas mantuvo el asedio durante seis meses hasta que Sisa, que había sobrevivido a Katari en ese momento, fue capturada y ejecutada por las fuerzas españolas al año siguiente.

2)

La teniente coronel Juana Azurduy vivió una vida poco convencional. Cuando su madre indígena murió en 1787, Azurduy se acercó a su padre, quien le enseñó a montar a caballo y disparar un arma. Esas habilidades luego sirvieron a Azurduy cuando se unió a las fuerzas revolucionarias para expulsar a los españoles. Después de una temporada en un convento donde fue expulsada por su comportamiento ruidoso, Azurduy se casó, tuvo hijos y tomó las armas en la Revolución Chuquisaca. El levantamiento popular tuvo éxito en derrocar al gobernador e instaurar un gobierno autónomo. Sin embargo, los años siguientes fueron más difíciles. Ayudó a reclutar a miles de hombres y mujeres y dirigió tropas indígenas contra los españoles, pero perdió a su esposo y cuatro de sus hijos en la guerra. No regresó a casa hasta 1825, el año en que Bolivia ganó su independencia de España.

3)

Con la lucha por la independencia en pleno apogeo, muchas ciudades y pueblos quedaron indefensos mientras los hombres cargaban hacia el campo de batalla. Al menos eso es lo que creía José Manuel de Goyeneche, general de las fuerzas realistas, cuando atacó a Cochabamba. No sabía que un ejército de 300 mujeres y niños, liderados por la anciana Manuela de Gandarillas, lo estaba esperando. Gandarillas, armada con un sable y montada en su caballo, supuestamente dijo: “Si no hay hombres, entonces aquí debemos enfrentar al enemigo y morir por la patria”, antes de enfrentarse con los hombres del general. Desafortunadamente, el intrépido ejército (equipado con solo palos y rocas) fue derrotado fácilmente. Los bolivianos conmemoran el coraje de las “Heroínas de la Coronilla” el 27 de mayo, Día de la Madre.

4)

Nacida en la aristocracia boliviana en 1854, Adela Zamudio asistió a la escuela católica hasta el tercer grado, el nivel más alto de aprendizaje brindado a las mujeres en ese momento. Ella continuó su educación por su cuenta, eventualmente comenzó una carrera en educación y literatura. Escribió colecciones de poemas sobre feminismo, naturaleza y filosofía que la lanzaron a una vida de fama. En 1926, su trabajo fue reconocido por el presidente en un homenaje. Sin embargo, sus ideas también provocaron muchas críticas, especialmente de la Iglesia Católica. Dirigió una escuela secular y criticó el poder de la iglesia a través de sus poemas, publicados en un periódico regional. Zamudio es recordado como uno de los poetas más grandes y abiertos de Bolivia.

5)

María Luisa Sánchez Bustamante (n. 1896) fue la cofundadora de Ateneo Feminino, la primera organización feminista en Bolivia. Junto con su hermana y otros miembros del grupo, Sánchez luchó por el derecho de una mujer a obtener una tarjeta de identificación, controlar su herencia, divorciarse y votar. Al igual que el resto del grupo, Sánchez pertenecía a la clase élite. Ella era la hija de un político y diplomático boliviano. Sánchez fue presidente de Ateneo Feminino durante 28 años. Durante su mandato, el grupo lanzó la primera publicación feminista llamada “Eco Feminino”, una voz crítica de disidencia en ese momento.

6)

Domitila Barrios de Chungara, una activista abierta, encarnaba el espíritu y la resistencia de la clase trabajadora en Bolivia. Barrios perdió a su madre a la edad de 10 años debido a las malas condiciones de trabajo de las minas en Potosí, un pueblo históricamente explotado por sus riquezas metálicas. Pasó el resto de su vida abogando por los derechos de los mineros y confrontando las dictaduras militares. Después de sobrevivir a una masacre, encarcelamiento y tortura, Barrios participó en una huelga de hambre en 1978 que exigió elecciones democráticas y el fin de la persecución de mineros y líderes sindicales. Miles se unieron y la dictadura de Hugo Banzer, respaldada por Estados Unidos, no tuvo más remedio que cumplir. Las elecciones se celebraron al año siguiente, terminando el régimen de siete años de Banzer.

7)

Gueiler fue la primera mujer presidenta de Bolivia en 1979. Creció con muchos privilegios: fue una de las pocas mujeres que estudió en el Instituto Americano en su ciudad natal de Cochabamba y obtuvo un diploma en contabilidad antes de los 19 años. Pero usó ese privilegio para ayudar a otros. Guiler apoyó la Revolución Boliviana de 1952, una insurrección popular que marcó el comienzo de una era de cambios progresivos en las políticas, como la reforma agraria, la nacionalización de las minas y el sufragio universal en Bolivia. Cofundó el Partido Revolucionario de la Izquierda Nacionalista (PRIN) partido en el que se desempeñó como legisladora y presidenta de la Cámara de Diputados. Su presidencia fue breve. Llegó al poder luego de una crisis electoral, un golpe de estado y un levantamiento popular. El Congreso designó a Guiler como presidente interino durante el período previo a las nuevas elecciones, pero fue derrocado en un golpe militar, que condujo a una dictadura sangrienta. Aún así, su carrera política abrió una nueva gama de posibilidades para las mujeres.

8)

Si bien el movimiento feminista buscó crear una amplia coalición de mujeres, las diferencias de clase y raciales a menudo crearon brechas entre las mujeres. Petronila Infantes, una mujer indígena, líder sindical anarquista y chef, denunció la ordenanza municipal de 1935en La Paz que indirectamente prohibió a las mujeres indígenas viajar en el tranvía. La ciudad tomó esa decisión en respuesta a las quejas de las mujeres de clase alta que afirmaban que las canastas de mujeres indígenas rasgaban sus medias y manchaban sus vestidos. Indignados por la evidente discriminación, Infantes cofundó el Sindicato de Trabajadores Culinarios (SC), un grupo de cocineras indígenas que llevaban regularmente alimentos en cestas en el tranvía. Bajo enorme presión, la ciudad derogó la ordenanza. La victoria inspiró a otras mujeres trabajadoras, como las floristas, a organizarse. Eso rápidamente se convirtió en un poderoso movimiento de derechos laborales. El movimiento luego obtuvo triunfos monumentales, como la jornada laboral de ocho horas, cuidado infantil gratuito para madres trabajadoras y el reconocimiento de cocineros como profesionales.

9)

En Bolivia, hay alrededor de 25 millones de personas afrodescendientes. Activistas como Marfa Inofuentes Pérez lucharon por el derecho de los afrobolivianos a ser reconocidos como un grupo étnico. Inofuentes incursionó en el activismo como miembro del Movimiento Cultural Afroboliviano Saya, una organización establecida para proteger el patrimonio cultural de los bolivianos negros, especialmente la forma tradicional de canto y danza conocida como saya. En 2001, que también fue el mismo año en que Pérez comenzó el Centro Afroboliviano para el Desarrollo Integral y Comunitario (CADIC), el gobierno una vez más se negó a contar a los afrodescendientes en el censo. No fue hasta que Evo Morales asumió el cargo en 2006 que el gobierno se reunió con grupos de ciudadanos, incluido CADIC, redactar una nueva constitución en la que se agregó una disposición que reconocía a los afrobolivianos y protegía sus tradiciones culturales. Inofuentes murieron en 2015 a causa de cáncer de pulmón.

10)

Carmen Rosa, nacida de Polonia Ana Choque Silvestre, es una de las cholitas más famosas de Bolivia. Es una luchadora profesional de lucha libre y ha aparecido en innumerables documentales y artículos internacionales por su papel en la apertura del deporte a las mujeres indígenas. En 2001, siguió una carrera profesional en lucha libre. Una vez escuchó a un hombre decir que las mujeres no son aptas para luchar y están destinadas a cocinar en la cocina. Ella decidió demostrar que estaba equivocado. Años después, Rosa es conocida como La Campeona en Bolivia. Ella apoya a las mujeres recién llegadas al deporte a través de su organización Carmen Rosa y Gladiators of the Ring.

Fuente: Remezcla

SEGUÍNOS