Dylan Castillo habla sobre los problemas mentales en su primer EP

Anteriormente era común ver que músicos y bandas sacaran álbumes con un concepto detrás de ellos, pero eso cambió, pues en la actualidad apuestan más por publicar sencillos. Pero en esta ocasión te hablaré sobre un álbum que contiene un concepto muy interesante, se llama Ahora Imagino Cosas y fue escrito por el cantautor independiente Dylan Castillo. A través de las canciones, el EP relata la historia de un hombre esquizofrénico cuyo amor pertenece a una mujer que solo encuentra bajo efectos del Bantra, un estado mental que existe en su imaginación, que no es más que una realidad distinta que todos tenemos, que todos visitamos y a la que todos buscamos escapar.

El álbum está dividido en 2 caras formadas por 6 canciones; las primeras 3 pertenecen a la cara A y las demás a la cara B. Por cierto, cada una de ellas fue seleccionada y distribuida de manera estratégica para seguir una secuencia y una narrativa donde el oyente se proyecte e imagine la historia que él mismo desee. Más allá de hablar sobre los problemas mentales, los elementos más recurrentes que se viven en las relaciones humanas y querer dar un canto al amor, Dylan buscó dar una reflexión sobre los sentimientos, pero sobre todo acerca de la salud mental que todos debemos poseer.

Publicidad

A grandes rasgos podemos notar que es un álbum donde se buscó resaltar temas como la soledad, la ausencia, el aislamiento con las personas y con uno mismo, así como los miedos, traumas y vacíos que, como personas, tenemos en el fondo de nuestro corazón y que muchas veces queremos llenar con alguien más. En palabras del autor, este EP tiene como propósito destacar la importancia de la salud mental y lo fundamental que es en nuestra vida cotidiana.

Con solo 6 pistas grabadas en un cuarto, Ahora imagino cosas más allá de ser un simple álbum, es una historia de amor que relata los sentimientos que todos hemos vivido, llevándolos a un extremo donde aborda el poco control emocional que podemos llegar a tener, lo que se convierte en este caso en locura, representado por el personaje esquizofrénico mencionado al principio.

Publicidad